EL MADRID Y SU FIGURA

 

“El fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes” (Jorge Valdano)

Juanito, Santillana y Valdano

El Real Madrid C.F. es el mejor representante de los valores del fútbol. La grandeza de un club no sólo reside en la cantidad de trofeos que lucen sus vitrinas. Si no vinieran acompañados de algo más, estos triunfos serían como una gran efigie dorada, admirada por todos, que poco a poco se posterga y se va hundiendo en el fango y la podredumbre. Su belleza y finura han desaparecido y sólo quedaría su gran silueta sucia y mugrienta, indigna para los bellos ojos a los que antes deslumbraba. Esta figura simboliza a muchos equipos que se pasean por el panorama futbolístico: con muchos o pocos títulos y con grandes éxitos o grandes fracasos, sólo preocupados por si entra o no la pelotita, pero sin nada más que mostrar al mundo, sólo eso, … nada. Otros clubes, sin embargo, se han preocupado de cuidar su imagen cubriéndola de adornos, más allá de sus dimensiones (sobre todo los ingleses). Pero fue un español llamado Santiago Bernabéu el que creó el modelo más bello, el que cubrió los triunfos del Real Madrid con los mejores atuendos: el señorío, el trabajo, la humildad y la perseverancia como valores intrínsecos y la universalidad, el dar a conocer su grandeza, como principal objetivo de cara al exterior, atrayendo y trayendo lo mejor, lo más flamante y renovado.

El gran Madrid nació gracias a las locuras de Bernabéu. Una de ellas, quizás la más significativa, fue la construcción del estadio que lleva su nombre en época de posguerra, con tan pocos recursos y medios. Levantó un estadio gigante, que proporcionaría los mayores ingresos y cimentaría las bases y los proyectos del club. Porque en aquel entonces el fútbol también era un negocio. Muchos intelectuales melancólicos dicen que el fútbol de ahora se ha convertido en un negocio. Sí, se ha convertido en un negocio, pero se convirtió desde que los ingleses lo crearon allá por el siglo XIX. El fútbol ha sido y es un negocio, sí, pero lo que le distingue del resto es que viene acompañado de emociones, de pasión, de alegrías y aflicciones.

Bernabéu supo hacer del Madrid una gran fuente de ingresos. Con él, el Real Madrid se dio a conocer por todo el planeta (también por aquel entonces se hacían giras, por cierto) y no sólo fue un equipo de fútbol y una gran empresa, sino también una gran escuela. En el Madrid también importaba la educación de todos y cada uno de los que formaban parte del club. Bernabéu murió en 1978, pero su espíritu sigue vivo. Él, desde Arriba, continua guiando aquello que empezó.

Por desgracia, hay gente que pretende aprovecharse de lo que es grande y excelso. Muchos, sobre todo estos últimos años, han intentado desmantelar toda la labor del gran presidente, manchando la imagen del club con el deshonor y la deshonra. Por contra, son muchos los que también desean que el club siga los pasos de Bernabéu y que esa gran figura dorada, a pesar de las turbulencias ocasionadas por calderones y nanines, se mantenga brillante e inquebrantable, siempre con una misma idea, un mismo escudo y un mismo himno.

El fútbol es, sobre todo, sentimiento, y es capaz de influir en la conducta sensible de las personas. El césped, las gradas, el estadio, los alrededores, esa entrada ya medio arrugada. Un golpeo, una carrera, un córner, el área. Un pase, una parada, un gol, un pensamiento … Todo esto cuando juega el Real Madrid se vive de forma distinta. Es así.

4 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

  1. Seva

    Despues de leer esto, solo puedo decir ¡HALA MADRID!

  2. Anónimo

    real vergueza

    1. ZIZOU 5

      pobre perro no sabes de ekipo

  3. ZIZOU 5

    kpedos y zidane

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.