«

»

Mar 10

De Manchester a Vigo

De Manchester a Vigo

Domingo de fútbol total el que hemos vivido hoy. El partido más interesante que abría la tarde era el que disputaban Manchester United y Chelsea en Old Trafford en busca de un puesto en las semifinales de la FA Cup inglesa. A los 10 minutos, los de Fergusson ya ganaban por 2-0 gracias a dos fallos del portero del Chelsea, Cech. El primero llegó tras un gran pase de Carrick que Chicharito remató a placer ante la dudosa salida del checo. El segundo lo logró Rooney tras una falta en la que el Cech pudo hacer muchísimo más. Con este panorama afrontaba el Chelsea los 80 minutos de partido que faltaban.

La primera mitad acabó con un Chelsea dominador de la pelota y con un gran trabajo defensivo por parte del United. De Gea fue un espectador más. Y es que el único jugador capaz de crear peligro era el español Juan Mata, que no encontró nunca un acompañante digno para su forma de jugar. El Manchester se encontró a gusto en todo momento y pudo marcar el tercero a la contra en varias ocasiones.

En el segundo acto, el panorama del partido cambió con la entrada en el campo de Hazard, un jugador sublime al que, como muchos otros, sólo falta amueblarle la cabeza. Mata ya tenía a su acompañante. Y se notó. Vaya que si se notó. Rafa Benítez también dio entrada a Ramires y las acometidas del Chelsea comenzaron a tener sentido. Y mucho más cuando el United, incomprensiblemente, se fue demasiado arriba en busca de un tercer gol que sentenciara el partido. Ahora era el Chelsea el que se encontraba en su salsa. Los de Benitez bajaron el balón al suelo y dejaron las ideas felices para otro partido. Comenzó a jugar con sentido. Con Hazard, Ramires y Mata juntos era otra cosa. Otro equipo distinto. Y fueron precisamente Hazard, con un excelente golpeo que entró por la escuadra, y un poco más tarde Ramires, los que pusieron las tablas en el marcador. El Manchester había sucumbido ante la magia de los dos bajitos y la fortaleza física del brasileño.

La remontada definitiva parecía cuestión de tiempo. La reacción del Chelsea era digna de enmarcar. Ni siquiera la entrada al campo de Van Persie dio un poco de alas de los de Fergusson. Rafa Benitez, esta vez, le había ganado la partida al llorón técnico escocés. Cada jugada del Chelsea silenciaba al público de Old Trafford. Ya en el tiempo añadido, una genial de jugada de Mata pudo sentenciar al United. El español controló en el área un balón venido del cielo, dejó sentado a su par con un recorte maravilloso y sólo el pie de De Gea evitó el gol de la noche. Genial Mata, un clon de Özil, pero con más cuerpo y espíritu.

Lo peor para el Chelsea fue que el partido no durase cinco minutos más. Lo mejor para el United (y para nosotros), que habrá un replay para dilucidar el ganador de la eliminatoria. ¡Vaya partido!

Cuando el árbitro de Manchester dio por concluído el partido, el Real Madrid llevaba media hora en Vigo intentado introducir balones en la portería de un Celta que se dejó la piel en todo momento. Veremos la actitud de los vigueses cuando dentro de dos jornadas se enfrenten al mejor equipo del universo mundial … La historia del partido fue la de casi siempre. El Madrid remató 12 veces a portería de manera clarísima y sólo metió 2 goles (uno de ellos tras un penalti de libro a Kaká). El Celta, por su parte, la primera clara que tuvo la clavó (el gol, obra de Aspas) Menos mal que dicen que tenemos mucha “pegada” …

Y de Cristiano, ¿hablamos? No creo que merezca la pena. Por mucho que lo hagamos, la realidad es que hay un jugador que tiene 4 Balones de Oro en sus manos mientras el portugués sigue regalándonos partidos memorables. Oro podrido. Gracias, Cristiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.